Cuaresma 2021. Javier Jauregui sm: “De las cuaresmas tristonas, centradas en el esfuerzo personal que no acababan de transformarme a ir viviendo la Cuaresma, camino hacia la Vida. Hacia la felicidad”

Cuaresma 2021. Javier Jauregui sm: “De las cuaresmas tristonas, centradas en el esfuerzo personal que no acababan de transformarme a ir viviendo la Cuaresma, camino hacia la Vida. Hacia la felicidad”

Esta cuaresma preguntamos a cinco religiosos marianistas por los cambios que sanearon sus vidas, las transformaciones que aún esperan, y desean para el mundo. Esta cuarta semana nos comparte su experiencia Javier Jauregui sm. Muchas gracias por tu compartir Javier. #5Semanas5Testimonios

                                              EN  CASA DE JESÚS

Jesús, a lo largo de la Cuaresma, nos va llevando a lugares en los que descubrir la presencia de un Dios con el que es posible la Victoria sobre el mal (desierto); la Victoria de la Luz y de la Ternura (monte); la Victoria de la libertad de un Jesús enérgico frente a los ritualismos y legalismos (templo). Este domingo Jesús nos acoge en su casa para que experimentemos la intimidad con un Dios que quiere hacernos nuevos, descubriendo la desmesura de su amor: la Victoria de la amistad con Jesús.

Precioso encuentro. De noche.  A solas. Nicodemo busca la verdad. Admira a Jesús. Pero le da vergüenza y va de noche. Que no se entere nadie.  Una larga conversación. Nicodemo es un sabio pero le falta descubrir lo más importante. Lo mejor.  Jesús se lo dice con toda sencillez. “Dios te ama con locura. Confía en Él. Yo te ayudaré a “nacer de nuevo”. Entregaré mi vida por ti y por todos.”

A lo largo de mi vida marianista he ido descubriendo a Jesús así, como compañero de camino que me ha ido llevando por esos espacios maravillosos. Es verdad que hay que pasar por el Calvario, que el dolor, el conflicto, la muerte están en el camino, pero Caminante y camino ¡llevan a la Vida!

De las cuaresmas tristonas, tensas, centradas en el esfuerzo personal que no acababan de transformarme a ir viviendo la Cuaresma, camino hacia la Vida. Camino gratificante, camino acompañado, camino compartido: una fuente de libertad. Hacia la felicidad.

Quizá es esta libertad lo que voy descubriendo, lo que el Señor, mi compañero de camino, va haciendo en mí. La libertad. Ese vivir del Espíritu que me empuja. Experiencia que va progresando poco a poco: libertad frente a mis planes y proyectos, mis trabajos, las normas, lo establecido, el siempre se ha hecho así… Libertad profunda, en el corazón. Gozando de lo verdaderamente importante, Jesús.

Si vamos descubriendo a Jesús así, todos seremos más humanos, más hermanos, más libres. Ser para los demás, para tantos laicos con los que tratamos, con los que colaboramos en la misión,  casa de Jesús donde acoger, acompañar y ayudar a “nacer de nuevo”. Testigos de la Victoria, caminantes animosos,  esperanzados, disponibles, alegres.


TODAS LAS ENTRADAS SOBRE CUARESMA 2021