Cuaresma 2021. Nano Crespo sm: “Tenemos que romper los límites de nuestro pequeño mundo y acercarnos a los que son diferentes de nosotros, a los más diversos”

Cuaresma 2021. Nano Crespo sm: “Tenemos que romper los límites de nuestro pequeño mundo y acercarnos a los que son diferentes de nosotros, a los más diversos”

Esta cuaresma preguntamos a cinco religiosos marianistas por los cambios que sanearon sus vidas, las transformaciones que aún esperan, y desean para el mundo. Comienzan estas 5 semanas, 5 testimonios, con Nano Crespo sm. Gracias por tu compartir.

¿Qué has cambiado o que ha cambiado últimamente en tu vida que te ha hecho vivir mejor, caminar más ligero, sentirte más hondamente feliz?

Desde la última cuaresma en mi vida, en este año de pandemia he tenido mayor conciencia de la realidad, de que mis acciones tienen repercusión sobre los demás, de que el cuidarme significa cuidar, de que tenemos que plantearnos vivir de otra manera, yendo a lo más auténtico y esencial. Creo que estoy aprendiendo a ser más claro y sincero conmigo mismo, a darme cuenta de lo que vivo, y de la presencia de Dios en todo lo que estoy, estamos, viviendo. No sé si todo ello me ayuda a caminar más ligero o sentirme más hondamente feliz, pero es cierto que me ayuda a vivir menos pendiente de mí, con mayor espíritu religioso y más desprendidamente mi vocación religiosa marianista.

¿Qué te sientes llamado a cambiar o te gustaría que cambiara en tu vida en este tiempo de “gracia” que es la cuaresma?

Me siento llamado a dedicar más momentos a Dios, desde la oración silenciosa y gratuita. Deseo que ser más de Dios, y amarle más, me lleve más a mis hermanas y hermanos, especialmente a los más necesitados, a los más ancianos, a los que están enfermos, viven en soledad, o están descartados en nuestra sociedad.

¿Qué cambios crees que necesita nuestra vida común, nuestro pequeño mundo, nuestro modo de relacionarnos y organizarnos?

Tenemos que romper los límites de nuestro pequeño mundo, de nuestros círculos, tan reducidos, y ampliar nuestros horizontes existenciales. Acercarnos a los que son diferentes de nosotros, a los más diversos, a los más alejados, para que nos saquen de nuestras comodidades, de nuestras convicciones, de nuestras fortalezas, y nos pongan a dialogar con ellos de tú a tú. Es bueno que nos hagamos más pequeños, que aceptemos nuestras pobrezas y debilidades personales e institucionales para acercarnos así a los vulnerados de nuestro mundo. Por resumirlo en una frase, necesitamos tener los mismos sentimientos que tuvo Cristo Jesús, que se hizo pobre para enriquecernos.


TODAS LAS ENTRADAS SOBRE CUARESMA 2021

Tags: